MOMENTOS MEMORABLES DEL GRAN GROUCHO MARX


¡¡¡Qué grandes dosis de inteligencia ha aportado el humor a la humanidad!!!. Hoy hemos tenido un visitante muy especial en Un rincón mágico, se ha paseado por nuestras páginas y se ha mostrado muy espléndido, ha sido tal su muestra de generosidad, que nos ha dejado parte de su patrimonio intelectual. Un cómico único e inimitable por más que se le ha querido emular. Queridos lectores, el gran Groucho Marx se ha colado por estás páginas, dejándonos unas fráses mágicas, repletas de ironía y de un humor incalificable porqué no nos cansaríamos de describirlo. Un cómico audaz, irónico, mordaz, elegante, crítico y autocrítico, en fin, un clásico entre los clásicos, cuyas citas siguen más vivas y vigentes que nunca. A continuación os dejo este recopilatorio, un regalo exclusivo de este monstruo, ¡¡¡venga a reír que falta nos hace!!!

1 ¡Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero… ¡pero cuestan tanto!

2 ¿A quién va usted a creer, a mí o a sus propios ojos?

3 ¿No es usted la señorita Smith, hija del banquero multimillonario Smith? ¿No? Perdone, por un momento pensé que me había enamorado de usted.

4 ¿Pagar la cuenta? ¡Qué costumbre tan absurda!

5 ¿Por qué debería preocuparme por la posteridad? ¿Qué ha hecho la posteridad por mí?

6 ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?

7 ¿Qué por qué estaba yo con esa mujer? Porque me recuerda a ti. De hecho, me recuerda a ti mas que tú.

8 ¿Servicio de habitaciones? Póngame una habitación más grande.

9 Citadme diciendo que me han citado mal.

10 Claro que lo entiendo. Incluso un niño de cinco años podría entenderlo. ¡Que me traigan un niño de cinco años!

11 Conozco a centenares de maridos que serían felices de volver al hogar sino hubiese una esposa esperándoles. Quiten a las esposas del matrimonio y no habrá ningún divorcio.

12 Cualquiera que diga que puede ver a través de las mujeres se está perdiendo un montón de cosas.

13 Cuando muera quiero que me incineren y que el diez por ciento de mis cenizas sean vertidas sobre mi empresario.

14 Debo confesar que nací a una edad muy temprana.

15 Desde el momento en que cogí su libro me caí al suelo rodando de risa. Algún día espero leerlo.

16 Detrás de cada gran hombre hay una gran mujer. Detrás de ella, está su esposa.

17 Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no les conozco muy bien.

18 El matrimonio es una gran institución. Por supuesto, si te gusta vivir en una institución.

19 Él puede parecer un idiota y actuar como un idiota. Pero no se deje engañar. Es realmente un idiota.

20 El secreto de la vida es la honestidad y el juego limpio, si puedes simular eso, lo has conseguido.

21 En las fiestas no te sientes jamás, puede sentarse a tu lado alguien que no te guste.

22 Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro.

23 Es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas definitivamente.

24 Es usted la mujer más bella que he visto en mi vida, lo cual no dice mucho en su favor.

25 Estar en un barco es como estar en una cárcel con posibilidad de ahogarse.

26 Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros.

27 Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente está demasiado oscuro para leer.

28 Hace tiempo conviví casi dos años con una mujer hasta descubrir que sus gustos eran exactamente como los míos: los dos estábamos locos por las chicas.

29 He disfrutado mucho con esta obra de teatro, especialmente en el descanso.

30 He tenido una noche absolutamente maravillosa. Pero no ha sido ésta.

31 Hijo mío, la felicidad está hecha de pequeñas cosas: un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna.

32 Humor es posiblemente una palabra; la uso constantemente. Estoy loco por ella y algún día averiguaré su significado.

33 Inteligencia militar son dos términos contradictorios.

34 Jamás olvido una cara, pero en su caso, estaré encantado de hacer una excepción.

35 La justicia militar es a la justicia lo que la música militar es a la música.

36 La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.

37 La política no hace extraños compañeros de cama. El matrimonio sí.

38 Las mujeres son muy útiles, sobre todo por la noche y, con frecuencia, durante el día.

39 Lo malo del amor es que muchos lo confunden con la gastritis y, cuando se han curado de la indisposición, se encuentran con que se han casado.

40 No estoy seguro de cómo me convertí en comediante o actor cómico. Tal vez no lo sea. En cualquier caso me he ganado la vida muy bien durante una serie de años haciéndome pasar por uno de ellos.

41 No piense mal de mí, señorita, mi interés por usted es puramente sexual.

42 No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo.

43 Nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo.

44 Nunca voy a ver películas donde el pecho del héroe es mayor que el de la heroína.

45 Partiendo de la nada hemos alcanzado las más altas cotas de miseria.

46 Recuerdo perfectamente la primera vez que disfruté del sexo. Todavía conservo el recibo.

47 Si eres capaz de hablar sin parar, al final te saldrá algo gracioso, brillante e inteligente.

48 Si las mujeres se vistieran para los hombres, las tiendas no venderían demasiado. A lo sumo un par de anteojos de sol cada tanto tiempo.

49 Sólo hay una forma de saber si un hombre es honesto: preguntárselo. Y si responde sí, entonces sabes que está corrupto.

50 Soy tan viejo que recuerdo a Doris Day antes de que fuera virgen.

51 Supongo que había que inventar las camas de agua. Ofrecen la posibilidad de beber algo a media noche sin peligro de pisar al gato.

52 Todavía no sé qué me vas a preguntar, pero me opongo.

53 Todo el mundo debe creer en algo, yo creo que voy a seguir bebiendo, discúlpenme.

54 Todo lo que soy se lo debo a mi bisabuelo, el viejo Cyrus Tecumseh Flywheel. Si aún viviera, el mundo entero hablaría de él. ¿Que por qué? Por que si estuviera vivo tendría ciento cuarenta años.

56 Una mañana me desperté y maté a un elefante en pijama. Me pregunto cómo pudo ponerse mi pijama.

57 Bebo para hacer interesantes a las demás personas.

58 Durante mis años formativos en el colchón, me entregué a profundas cavilaciones sobre el problema del insomnio. Al comprender que pronto no quedarían ovejas que contar para todos, intento el experimento de contar porciones de oveja en lugar del animal entero.

59 Es una tontería mirar debajo de la cama. Si tu mujer tiene una visita, lo más probable es que la esconda en el armario. Conozco a un hombre que se encontró con tanta gente en el armario que tuvo que divorciarse únicamente para conseguir donde colgar la ropa.

60 Hoy no tengo tiempo para almorzar. Traiga la cuenta.

61 La próxima vez que lo vea, recuérdeme no saludarlo.

62 ¿Me deja su chaqueta, señor Marx? -Sí, que la tengan lista para el jueves. (En un guardarropa)

63  Mi madre adoraba a los niños. Hubiera dado cualquier cosa por que yo lo fuera.

64 No reírse de nada es de tontos, reírse de todo es de estúpidos.

65 O él ha muerto o se ha parado mi reloj.

66 ¡Oh! Nunca podré olvidar el día que me casé con aquella mujer… Me tiraron píldoras vitamínicas en vez de arroz.

67 ¿Por qué y cómo ha llegado usted a tener veinte hijos en su matrimonio? – Amo a mi marido. – A mí también me gusta mucho mi puro, pero de vez en cuando me lo saco de la boca.

68 ¿Quiere usted casarse conmigo? ¿Es usted rica? Conteste primero a la segunda pregunta.

69 Si sigues cumpliendo años, acabarás muriéndote. Besos, Groucho.

70 Siempre me casó un juez: debí haber exigido un jurado.

71 Una cita a ciegas puede convertirse en un cerdo con sombrero y un bolso de mujer.

72 Señorita… envíeme un ramo de rosas rojas y escriba “Te quiero” al dorso de la cuenta.

73 Sólo lo barato resulta caro.

74 Parad el mundo que me bajo.

75 Bob, ya sabes que yo en ti sólo tengo confianza… y muy poca.

76 Sólo un hombre de cada mil es un líder de hombres, los otros 999 siguen a las mujeres.

77 Tengo la intención de vivir para siempre, o morir en el intento.

78 Yo no soy vegetariano, pero como animales que sí lo son.

79 ¡Brindemos por nuestras novias y nuestras esposas!… ¡Que no se encuentren nunca!

80 No mire ahora, pero en esta habitación sobre alguien… y me parece que es usted.

81 Hasta luego, cariño… ¡Caramba!, la cuenta de la cena es carísima… ¡Es un escándalo!… ¡Yo que tú no la pagaría!

82 El verdadero amor sólo se presenta una vez en la vida… y luego ya no hay quien se lo quite de encima.

83 ¿Me lavaría un par de calcetines? Es mi forma de decirle que la amo, nada más.

84 Cásate conmigo y nunca más miraré a otro caballo.

85 ¡Cavar trincheras! ¡Con nuestros hombres cayendo como moscas! No tenemos tiempo para cavar trincheras. Las tendremos que comprar prefabricadas.

86 Oiga, mozo, ¿y no sería más fácil que en lugar de intentar meter mi baúl en el camarote, metiera mi camarote dentro del baúl?

87 Hace muchos años vine a este país sin una moneda de cinco centavos en el bolsillo. Hoy […] tengo una moneda de cinco centavos en el bolsillo.

88 Durante los ocho años que llevamos juntos Zsa-Zsa [la perrita de Groucho] y yo nunca nos hemos peleado. ¡Oh! Alguna vez me ha mordido. Pero, cuando lo hace, le devuelvo el mordisco. Hay que enseñarle quien manda en casa.

89 El otro día me encontré con dos leones y los sometí… Los sometí a una serie de ruegos y llantos.

90 Estuve tan ocupado escribiendo la crítica que nunca pude sentarme a leer el libro.

91 Humphrey Bogart vino la otra noche a casa y acabó completamente borracho, algo por otra parte, bastante normal en él. Cuando va cocido es un pelmazo, pero la verdad es que no mejora mucho cuando está sobrio.

92 Recuerde, señor, que estamos luchando por el honor de esta mujer, probablemente mucho más de lo que ella nunca hizo por sí misma.

93 Siempre salgo con dos mujeres. Detesto que las chicas vuelvan a casa solas.

94 Uno para todos y todos para mí, yo para vosotros y tres para cinco, y seis para veinte…

95 Un hombre siempre tiene los pies en el suelo… hasta que lo cuelguen.

96 Yo me he esforzado para llegar de la nada a la pobreza extrema.

97 Dice que… la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte.

98 Supongo que había que inventar las camas de agua. Ofrecen la posibilidad de beber algo a media noche sin peligro de pisar al gato

99  Soldado: “General, ¿no se da cuenta de que estamos disparando a nuestros hombres?”,General Groucho: “Tome un Dolar y guarde el secreto”.

100 ¿Qué haría si pudiera volver a vivir toda su vida? Probar más posiciones.

Fuente: http://www.teinteresa.es/cine/mejores-frases-genio-Groucho-Marx_0_758324466.html

GROUCHO MARX, CITAS HUMORÍSTICAS


Hace días que no escribo, si es verdad tienes razón cuando te quejas, te tengo un poco abandonado con mis ausencias mi rincón mágico. No te preocupes como ves vuelvo a visitarte y te voy a obsequiar con unas palabras de un genio del humor de todos los tiempos.
A todos vosotros queridos lectores, os dejo con estas letras de oro en las que el humor se engrandece con las virtudes de la sabiduría de este gran mito humorístico.

GROUCHO_MARX

SONRÍE A LA VIDA Y ELLA TE DEVOLVERÁ TU SONRISA.


Era un día como otro, a veces todos los días, todas las horas, los momentos nos parecen iguales pero no es verdad, nada es igual, en cualquier momento puede surgir algo nuevo en el horizonte de nuestras vidas. Así amaneció aquella mañana pero el destino me tenía reservada una sorpresa, si aquel compañero que siempre es fiel que no nos deja a pesar de las dificultades al que le confesamos nuestros temores y nuestras esperanzas, pues si, ese amigo permanente me tenía reservado un gran regalo, un regalo de esos que no tienen precio ni se miden por el valor monetario. Estoy hablando del elixir de la vida, de esas palabras inesperadas que aparecen en momentos de duda, esos instantes de vacío, de dificultad, de miedo a que la vida y las personas nos abandonen. Así, el azar hizo que me encontrase con uno de esos textos de palabras cuyo significado es eterno, permanente, intemporal, un escrito del gran actor Charles Chaplin que os transcribo a continuación.

————

Palabras de Un genio.

Homenaje a CHARLES SPENCER CHAPLIN

¡Hey, hey, sonríe!
más no te escondas detrás de esa sonrisa…
Muestra aquello que eres, sin miedo.
Existen personas que sueñan con tu sonrisa, así como yo.

¡Vive! ¡Intenta!
La vida no pasa de una tentativa.

¡Ama!
Ama por encima de todo, ama a todo y a todos.
No cierres los ojos a la suciedad del mundo, no ignores el hambre!
Olvida la bomba, pero antes haz algo para combatirla, aunque no te sientas capaz.

¡Busca!
Busca lo que hay de bueno en todo y todos.
No hagas de los defectos una distancia, y si, una aproximación.

¡Acepta!
La vida, las personas,
haz de ellas tu razón de vivir.

¡Entiende!
Entiende a las personas que piensan diferente a ti, no las repruebes.

¡Eh! Mira…
Mira a tu espalda, cuantos amigos…
¿Ya hiciste a alguien feliz hoy?
¿O hiciste sufrir a alguien con tu egoísmo?

¡Eh! No corras…
¿Para que tanta prisa? Corre apenas dentro tuyo.

¡Sueña!
Pero no perjudiques a nadie y no transformes tu sueño en fuga.

¡Cree! ¡Espera!
Siempre habrá una salida, siempre brillará una estrella.

¡Llora! ¡Lucha!
Haz aquello que te gusta, siente lo que hay dentro de ti.

Oye…
Escucha lo que las otras personas tienen que decir,
es importante.

Sube…
Haz de los obstáculos escalones para aquello que quieres alcanzar.
Mas no te olvides de aquellos que no consiguieron subir en la escalera de la vida.

¡Descubre!
Descubre aquello que es bueno dentro tuyo.
Procura por encima de todo ser gente,
yo también voy a intentar.

¡Hey! Tú…
ahora ve en paz.

Yo preciso decirte que… TE ADORO,
simplemente porque existes.

JOSÉ SARAMAGO:Palabras que reflejan los misterios de la vida y del alma humana


A veces hay que pararse en el camino y reflexionar de la mano de los grandes hombres que acompañan a las ideas extraordinarias. En este sentido siento que debo hacerle mi pequeño homenaje a uno de esos hombres auténticos, un personaje universal como pocos han habido en la historia de las letras y que nos acaba de dejar, estoy hablando del gran Jose Saramago. Todas mis palabras sobran ante los pensamientos y las citas de este gran autor que una vez más, las nuevas tecnologias nos presentan en una excelente presentación.

EL TESTIMONIO DE UN LUCHADOR INVENCIBLE


En ocasiones a todos nos cubre la noche, en forma de oscuridad en los pensamientos, tristeza en el alma, rabia por las injusticias cometidas por el poderoso, sólo tenemos fuerzas para llorar por la suerte de los débiles, de los que han nacido para perder. Aquellos que siempre son recordados por una categoría, la del dolor, expresado en sus diferentes lenguajes y formas. Es precisamente en el reconocimiento del horror en las personas concretas que sufren, que piden casi suplicando con la mirada un simple gesto de compasión, pero también en el propio ser humano que sabiéndose débil e injustamente tratado por sus semejantes trata de encontrar un sentido, una luz en su fuero intero. En ese lugar secreto del corazón humano es dónde reside precisamente la llave, el código intransferible que sólo cada uno de nosotros conoce y que abre la puerta a la esperanza, a la reconciliación con nuestro yo y con las personas que nos rodean y en definitiva con el mundo. El poema que Mandela leía en la carcel y que da nombre a la película “Invictus”, constituye todo un rebulsivo que movió a un hombre extraordinario a mostrar lo mejor de la condición humana. Nelson Mandela utilizó y demostró en su vida y trayectoria política como el perdón y la reconciliación entre los hombres es posible en el peor de los escenarios de confrontación racial posible. Sin duda, Mandela es un ejemplo de hombre de paz consigo mismo y sobre todo con aquellos que intentaron coartar su libertad y desmantelar su identidad.

INVICTUS

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma invicta.
En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.
Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el Horror de la Sombra,
la amenaza de los años
me encuentra, y me econtrará, sin miedo.
No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino:
soy el capitán de mi alma.
.

Aquí os dejo una presentación que he encontrado en youtube con extractos de palabras inspiradoras de nuestro gran personaje Nelson Mandela

¿ EXISTE DIOS? ¿VOSOTROS QUE CREÉIS?


Seguramente os preguntáis muchas veces si existe ese ser tan poderoso,que lo explica todo, que da sentido a nuestra vida y a todo lo que existe. Quizás encontréis algunas pistas, alguna señal en este hecho histórico protagonizado por una de las mentes más brillantes que nos ha proporcionado la historia de la humanidad. Personalmente, este hecho excepcional me ha cautivado por la inteligencia dialéctica y la sensibilidad intuitiva de nuestro protagonista.

Albert Einstein

¿Existe Dios?

Un profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta:
– “¿Dios creó todo lo que existe?”

Un estudiante contestó valiente:
– Sí, lo hizo.
– ¿Dios creó todo?
– Sí señor, -respondió el joven.

El profesor contestó:
-“Si Dios creó todo, entonces Dios hizo el mal, pues el mal existe y bajo el precepto de que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces Dios es malo”.
El estudiante se quedó callado ante tal respuesta y el profesor, feliz, se jactaba de haber probado una vez más que la fe cristiana era un mito.

Otro estudiante levantó su mano y dijo:
-¿Puedo hacer una pregunta, profesor?.
-Por supuesto, -respondió el profesor.
El joven se puso de pie y preguntó:
-¿Profesor, existe el frío?
-¿Qué pregunta es esa? Por supuesto que existe, ¿acaso usted no ha tenido frío?

El muchacho respondió:
-De hecho, señor, el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en realidad es ausencia de calor. “Todo cuerpo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía, el calor es lo que hace que dicho cuerpo tenga o transmita energía. El cero absoluto es la ausencia total y absoluta de calor, todos los cuerpos se vuelven inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Hemos creado ese término para describir cómo nos sentimos si no tenemos calor”.
-Y, ¿existe la oscuridad? -continuó el estudiante.
El profesor respondió:
-Por supuesto.
El estudiante contestó:
-Nuevamente se equivoca, señor, la oscuridad tampoco existe. La oscuridad es en realidad ausencia de luz. La luz se puede estudiar, la oscuridad no, incluso existe el prisma de Nichols para descomponer la luz blanca en los varios colores en que está compuesta, con sus diferentes longitudes de onda. La oscuridad no. Un simple rayo de luz rasga las tinieblas e ilumina la superficie donde termina el haz de luz. ¿Cómo puede saber cuan oscuro está un espacio determinado? Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio, ¿no es así? Oscuridad es un término que el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz presente.

Finalmente, el joven preguntó al profesor:
– Señor, ¿existe el mal?.
El profesor respondió:
-Por supuesto que existe, como lo mencioné al principio: vemos violaciones, crímenes y violencia en todo el mundo, esas cosas son del mal.
A lo que el estudiante respondió:
-El mal no existe, señor, o al menos no existe por sí mismo. El mal es simplemente la ausencia de Dios; es, al igual que los casos anteriores, un término que el hombre ha creado para describir esa ausencia de Dios. Dios no creó el mal. No es como la fe o el amor, que existen como existen el calor y la luz. El mal es el resultado de que la humanidad no tenga a Dios presente en sus corazones. Es como resulta el frío cuando no hay calor, o la oscuridad cuando no hay luz.

Entonces el profesor, después de asentir con la cabeza, se quedó callado. El nombre del joven era Albert Einstein

TENGO UN SUEÑO


Hoy inaguro una nueva sección en este blog en homenaje a los grandes personajes que han marcado la historia. A lo largo de estos escritos reproduciré una selección de textos que por su contenido y su significancia social han marcado el progreso y la evolución de la historia de la humanidad. Los mitos se hacen en esta tierra no son propios de un mundo supraterrenal.Los personajes extraordinarios de la historia se han hecho a sí mismos, los grandes discursos no son un conjunto de palabras vacías, sinó que nacen des del sufrimiento por la falta de derechos y las privaciones sociales de personas como tu o como yo. Personas sencillas que siendo concientes de su situación y precisamente por eso han creído que tenían un papel reservado en la historia. Debían ser la voz de los ignorados, de los que han sido tradicionalmente menospreciados por su condición social y personal. Su vida sólo se entendía y merecida ser vivida no por ella misma sinó por la defensa incondicional de los hermanos que sufren día tras día la miseria y las humillaciones de los que se creen poderosos pero en el fondo son los más débiles. Porqué sólo quien en el fondo no se sabe querer puede menospreciar al prójimo

Martin Luther King, Jr.[1] (Atlanta, 15 de enero de 1929 – Memphis, 4 de abril de 1968) fue un pastor de la iglesia bautista[2] que desarrolló una labor crucial en Estados Unidos al frente del Movimiento por los derechos civiles para los afroamericanos y que, además, participó como activista en numerosas protestas contra la Guerra del Vietnam y la pobreza en general.

Por esa actividad encaminada a terminar con la segregación y discriminación racial a través de medios no violentos, fue condecorado con el Premio Nobel de la Paz[3] en 1964. Cuatro años después, en una época en que su labor se había orientado especialmente hacia la oposición a la guerra y la lucha contra la pobreza, fue asesinado en Memphis, cuando se preparaba para liderar una manifestación.[4]

Luther King, activista de los derechos civiles desde muy joven, organizó y llevó a cabo diversas actividades pacíficas reclamando el derecho al voto, la no discriminación y otros derechos civiles básicos para la gente de raza negra de los Estados Unidos. Entre sus acciones más recordadas están el boicot de autobuses en Montgomery, en 1955; su apoyo a la fundación de la Southern Christian Leadership Conference, en 1957 (de la que sería su primer presidente); y el liderazgo de la marcha sobre Washington por el trabajo y la libertad, en 1963, al final de la cual pronunciaría su famoso discurso “I Have a Dream”, gracias al cual se extendería por todo el país la conciencia pública sobre el movimiento de los derechos civiles y se consolidaría como uno de los más grandes oradores de la historia estadounidense.[5]

La mayor parte de lo derechos largamente reclamados por el movimiento serían promulgados legalmente con la aprobación de la Ley de los derechos civiles y la Ley del derecho al voto.

King es recordado como uno de los mayores líderes y héroes de la historia de Estados Unidos, y en la moderna historia de la no violencia. Se le concedió a título póstumo la Medalla Presidencial de la Libertad por Jimmy Carter en 1977 y la Medalla de oro del congreso de los Estados Unidos en 2004. Desde 1986, el Martin Luther King Day es día festivo en los Estados Unidos.

———————————————

MARTIN LUTHER KING

TENGO UN SUEÑO

Discurso leído en las gradas del Lincoln Memorial durante la histórica Marcha sobre Washington
Martin Luther King (1929 – 1868)

Estoy orgulloso de reunirme con ustedes hoy, en la que será ante la historia la mayor manifestación por la libertad en la historia de nuestro país.

Hace cien años, un gran estadounidense, cuya simbólica sombra nos cobija hoy, firmó la Proclama de la emancipación. Este trascendental decreto significó como un gran rayo de luz y de esperanza para millones de esclavos negros, chamuscados en las llamas de una marchita injusticia. Llegó como un precioso amanecer al final de una larga noche de cautiverio. Pero, cien años después, el negro aún no es libre; cien años después, la vida del negro es aún tristemente lacerada por las esposas de la segregación y las cadenas de la discriminación; cien años después, el negro vive en una isla solitaria en medio de un inmenso océano de prosperidad material; cien años después, el negro todavía languidece en las esquinas de la sociedad estadounidense y se encuentra desterrado en su propia tierra.

Por eso, hoy hemos venido aquí a dramatizar una condición vergonzosa. En cierto sentido, hemos venido a la capital de nuestro país, a cobrar un cheque. Cuando los arquitectos de nuestra república escribieron las magníficas palabras de la Constitución y de la Declaración de Independencia, firmaron un pagaré del que todo estadounidense habría de ser heredero. Este documento era la promesa de que a todos los hombres, les serían garantizados los inalienables derechos a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.

Es obvio hoy en día, que Estados Unidos ha incumplido ese pagaré en lo que concierne a sus ciudadanos negros. En lugar de honrar esta sagrada obligación, Estados Unidos ha dado a los negros un cheque sin fondos; un cheque que ha sido devuelto con el sello de “fondos insuficientes”. Pero nos rehusamos a creer que el Banco de la Justicia haya quebrado. Rehusamos creer que no haya suficientes fondos en las grandes bóvedas de la oportunidad de este país. Por eso hemos venido a cobrar este cheque; el cheque que nos colmará de las riquezas de la libertad y de la seguridad de justicia.

También hemos venido a este lugar sagrado, para recordar a Estados Unidos de América la urgencia impetuosa del ahora. Este no es el momento de tener el lujo de enfriarse o de tomar tranquilizantes de gradualismo. Ahora es el momento de hacer realidad las promesas de democracia. Ahora es el momento de salir del oscuro y desolado valle de la segregación hacia el camino soleado de la justicia racial. Ahora es el momento de hacer de la justicia una realidad para todos los hijos de Dios. Ahora es el momento de sacar a nuestro país de las arenas movedizas de la injusticia racial hacia la roca sólida de la hermandad.

Sería fatal para la nación pasar por alto la urgencia del momento y no darle la importancia a la decisión de los negros. Este verano, ardiente por el legítimo descontento de los negros, no pasará hasta que no haya un otoño vigorizante de libertad e igualdad.

1963 no es un fin, sino el principio. Y quienes tenían la esperanza de que los negros necesitaban desahogarse y ya se sentirá contentos, tendrán un rudo despertar si el país retorna a lo mismo de siempre. No habrá ni descanso ni tranquilidad en Estados Unidos hasta que a los negros se les garanticen sus derechos de ciudadanía. Los remolinos de la rebelión continuarán sacudiendo los cimientos de nuestra nación hasta que surja el esplendoroso día de la justicia.

Pero hay algo que debo decir a mi gente que aguarda en el cálido umbral que conduce al palacio de la justicia. Debemos evitar cometer actos injustos en el proceso de obtener el lugar que por derecho nos corresponde. No busquemos satisfacer nuestra sed de libertad bebiendo de la copa de la amargura y el odio. Debemos conducir para siempre nuestra lucha por el camino elevado de la dignidad y la disciplina. No debemos permitir que nuestra protesta creativa degenere en violencia física. Una y otra vez debemos elevarnos a las majestuosas alturas donde se encuentre la fuerza física con la fuerza del alma. La maravillosa nueva militancia que ha envuelto a la comunidad negra, no debe conducirnos a la desconfianza de toda la gente blanca, porque muchos de nuestros hermanos blancos, como lo evidencia su presencia aquí hoy, han llegado a comprender que su destino está unido al nuestro y su libertad está inextricablemente ligada a la nuestra. No podemos caminar solos. Y al hablar, debemos hacer la promesa de marchar siempre hacia adelante. No podemos volver atrás.

Hay quienes preguntan a los partidarios de los derechos civiles, “¿Cuándo quedarán satisfechos?”

Nunca podremos quedar satisfechos mientras nuestros cuerpos, fatigados de tanto viajar, no puedan alojarse en los moteles de las carreteras y en los hoteles de las ciudades. No podremos quedar satisfechos, mientras los negros sólo podamos trasladarnos de un gueto pequeño a un gueto más grande. Nunca podremos quedar satisfechos, mientras un negro de Misisipí no pueda votar y un negro de Nueva York considere que no hay por qué votar. No, no; no estamos satisfechos y no quedaremos satisfechos hasta que “la justicia ruede como el agua y la rectitud como una poderosa corriente”.

Sé que algunos de ustedes han venido hasta aquí debido a grandes pruebas y tribulaciones. Algunos han llegado recién salidos de angostas celdas. Algunos de ustedes han llegado de sitios donde en su búsqueda de la libertad, han sido golpeados por las tormentas de la persecución y derribados por los vientos de la brutalidad policíaca. Ustedes son los veteranos del sufrimiento creativo. Continúen trabajando con la convicción de que el sufrimiento que no es merecido, es emancipador.

Regresen a Misisipí, regresen a Alabama, regresen a Georgia, regresen a Louisiana, regresen a los barrios bajos y a los guetos de nuestras ciudades del Norte, sabiendo que de alguna manera esta situación puede y será cambiada. No nos revolquemos en el valle de la desesperanza.

Hoy les digo a ustedes, amigos míos, que a pesar de las dificultades del momento, yo aún tengo un sueño. Es un sueño profundamente arraigado en el sueño “americano”.

Sueño que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo: “Afirmamos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales”.

Sueño que un día, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos, se puedan sentar juntos a la mesa de la hermandad.

Sueño que un día, incluso el estado de Misisipí, un estado que se sofoca con el calor de la injusticia y de la opresión, se convertirá en un oasis de libertad y justicia.

Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad.

¡Hoy tengo un sueño!

Sueño que un día, el estado de Alabama cuyo gobernador escupe frases de interposición entre las razas y anulación de los negros, se convierta en un sitio donde los niños y niñas negras, puedan unir sus manos con las de los niños y niñas blancas y caminar unidos, como hermanos y hermanas.

¡Hoy tengo un sueño!

Sueño que algún día los valles serán cumbres, y las colinas y montañas serán llanos, los sitios más escarpados serán nivelados y los torcidos serán enderezados, y la gloria de Dios será revelada, y se unirá todo el género humano.

Esta es nuestra esperanza. Esta es la fe con la cual regreso al Sur. Con esta fe podremos esculpir de la montaña de la desesperanza una piedra de esperanza. Con esta fe podremos trasformar el sonido discordante de nuestra nación, en una hermosa sinfonía de fraternidad. Con esta fe podremos trabajar juntos, rezar juntos, luchar juntos, ir a la cárcel juntos, defender la libertad juntos, sabiendo que algún día seremos libres.

Ese será el día cuando todos los hijos de Dios podrán cantar el himno con un nuevo significado, “Mi país es tuyo. Dulce tierra de libertad, a tí te canto. Tierra de libertad donde mis antesecores murieron, tierra orgullo de los peregrinos, de cada costado de la montaña, que repique la libertad”. Y si Estados Unidos ha de ser grande, esto tendrá que hacerse realidad.

Por eso, ¡que repique la libertad desde la cúspide de los montes prodigiosos de Nueva Hampshire! ¡Que repique la libertad desde las poderosas montañas de Nueva York! ¡Que repique la libertad desde las alturas de las Alleghenies de Pensilvania! ¡Que repique la libertad desde las Rocosas cubiertas de nieve en Colorado! ¡Que repique la libertad desde las sinuosas pendientes de California! Pero no sólo eso: ! ¡Que repique la libertad desde la Montaña de Piedra de Georgia! ¡Que repique la libertad desde la Montaña Lookout de Tennesse! ¡Que repique la libertad desde cada pequeña colina y montaña de Misisipí! “De cada costado de la montaña, que repique la libertad”.

Cuando repique la libertad y la dejemos repicar en cada aldea y en cada caserío, en cada estado y en cada ciudad, podremos acelerar la llegada del día cuando todos los hijos de Dios, negros y blancos, judíos y cristianos, protestantes y católicos, puedan unir sus manos y cantar las palabras del viejo espiritual negro: “¡Libres al fin! ¡Libres al fin! Gracias a Dios omnipotente, ¡somos libres al fin!”

Washington, DC
28 de agosto de 1963

FUENTE: http://es.wikipedia.org/wiki/Martin_Luther_King