EL DIVERTIDO ARTE DE LOS TRABALENGUAS


¡¡¡Qué mágica es la lengua!!!, infinitas combinaciones pueden hacerse a partir de unas pocas palabras. Hay múltiples maneras de jugar con ella y adentrarnos en su mundo, en esta ocasión vamos a aprender a través de la figura clásica del trabalenguas. Una enseñanza que pasa de padres a hijos de generación a generación y que siempre permanece y es más, se enriquece adaptando el nuevo lenguaje del presente y conservando la esencia del pasado.

Los trabalenguas tienen diversas virtudes para el aprendizaje de la lengua y de distintas habilidades sociales y comunicatives, no sólo son útiles para los niños, los adultos también pueden beneficiarse de este divertido juego de pronunciación de palabras. Aquí tenemos unos ejemplos de los múltiples que podemos encontrar, espero que os divirtáis y consigáis desenredar la lengua de los enredos y las trampas que estas frases esconden.

Como poco coco como, poco coco compro.
Tres tristes tigres, triscaban trigo en un trigal.
En el trapecio de Trípoli trabajan tristemente trastocados tres tristes trogloditas.
Ese bobo vino nunca beber debe, vida boba y breve vivirá si bebe.
¿Cómo en Como come Ud.? ¿Cómo, que cómo como en cómo, como en cómo como en como cómo, como en cómo como en cómo come Ud.
El trabalenguas enreda mi lengua, mi lengua enreda al trabalenguas, y si el trabalenguas no enredara mi lengua, mi lengua no enredaría al trabalenguas.
Marichucena techaba su choza, y un techador que por allí pasaba le dijo: Marichucena, ¿techas tu choza o techas la ajena? Ni techo mi choza ni techo la ajena que techo la choza de Marichucena.
Los cojines del Obispo, los cajones del Alcalde, ¡qué cojines, qué cajones, los cojines del Obispo, los cajones del Alcalde!
¡Botijón, desembotijónate!
Cuca cose en casa de Coco Suca.
Pin pon pan para Papín.
Me han dicho que tú has dicho un dicho que yo he dicho. Ese dicho está mal dicho, pues si yo lo hubiera dicho, estaría mejor dicho que el dicho que a mí me han dicho que tú has dicho que yo he dicho.
Tengo una tablita tarabintanticulada; el que la destarabintanticulase será más, que buen destarabintanticulador.
Don Pepito Baldomero tenía un sombrero el sombrero era de paja se metió en una caja la caja era de cartón se metió en un porrón el porrón tenía vino se metió en un pepino el pepino maduró y don Pepito Baldomero se salvó.
Amigo mío, compra buena capa parda, que el el que buena capa parda compra, buena capa parda paga; que esté bien hilada, bien bordada y bien acortapizada; si no está bien hilada, bien bordada y bien acortapizada, se llama al hilador, al bordador y al acortapizador, para que la hile, la borde y la acortapice mejor.
Había una chiripiorca con cien chiripiorquitos, cuando la chiripiorca piorca piorcan los chiripiorquitos.
Catalina cantarina, Catalina encantadora: Canta, Catalina, canta, que cuando cantas me encantas; y que tu cántico cuente un cuento que a mí me encanta.
¿Qué cántico cantarás, Catalina cantarina?, canta un cuento que me encante, que me encante cuando cantes. Catalina encantadora, ¿Qué cántico cantarás?
Para Lola una lila di a Adela, más tómola Dalila y yo dije: ¡Hola Adela! dile a Dalila que le de la lila a Lola.
Enséñame tío Moncho a decir tres veces ocho, ocho, corcho, troncho y caña. Caña, troncho, corcho y ocho.
Dijo un jeque de Jerez, con su faja y traje majo: “Al más, guapo el juego atajo pues soy jaque de jerez”.
Un gitano que en Jaén enjaezaba un jaco cojo, cogió, con terrible enojo, de enjaezar las tijeretas, y dijo “Por mi jeta, te la encajo si te cojo”.
“Nadie me moja la oreja” dice el jeque y arrempuja.
Ceja uno y guija otro, y enjarana tal la pareja que encaja el jaco cojo, y tales coces baraja con la punta del zancajo, que mete, sin gran trabajo, a gitano y jeque en caja.
Tres tropillitas de potro plateados, Trotan alegres por el verde prado.
Una vieja seca seca seca, seca se casó, con un viejo seco seco, que de seco se murió.
Vidal tenía un nogal y tío Roque un alcornoque. Roque podaba el nogal y Vidal el alcornoque.
Doña Panchívida se cortó un dévido con el cuchívido del zapatévido. Y su marívido se puso brávido porque el cuchívido estaba afilávido.
Quiero y no quiero querer, a quien no queriendo quiero. He querido son querer y estoy, sin querer, queriendo. Si por mucho que te quiero, quieres que te quiera más, te quiero más, que me quieres. ¡Qué más, quieres! ¿Quieres más?
Fábulas fabulosas hay en fabulosos fabularios, fabuladores y fabulistas hacen fábulas fabulosas; pero la fabulosidad de las fábulas del fabulistano son fabulosas si no hace un fabulario de fábulas.
trabalenguas enredos

Acerca de elmago12

Hola amigos y amigas soy un chico normal, al que le gusta compartir sus reflexiones con gente que piense diferente, que se sienta libre en sus opiniones y en la expresión de sus sentimientos. Así que si os queréis divertir conmigo y yo con vosotros y reflexionar sobre temas variados. Este lugar perdido en el ciberespacio os espera. Saludos
Esta entrada fue publicada en Arte, Cultura, CULTURA POPULAR, educación, GRAMÁTICA, humor, juegos, LENGUA ESPAÑOLA, LENGUAJE POPULAR y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL DIVERTIDO ARTE DE LOS TRABALENGUAS

  1. Shimi dijo:

    Excelente recopilación, muy divertida, muchas gracias!!!😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s